Thursday, December 1, 2022
HomeAppleHolanda, Apple y el enfrentamiento por la tienda de aplicaciones

Holanda, Apple y el enfrentamiento por la tienda de aplicaciones


[Este artículo es parte del boletín On Tech. Aquí hay una colección de envíos pasados.]

¿Quién gana cuando los gobiernos se enfrentan directamente con los gigantes tecnológicos? ¿Y a qué bando deberíamos apoyar?

Una probadita de esa pregunta está ocurriendo en los Países Bajos. El año pasado, el equivalente neerlandés a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos se convirtió en uno de los primeros reguladores en el mundo en exigirle a Apple que le brinde a la gente múltiples opciones de pago al usar aplicaciones de citas en sus iPhones. Fue una pequeña grieta en el management absoluto que Apple ha ejercido sobre las aplicaciones del iPhone desde 2008.

Esto ahora se ha convertido en una disputa entre la compañía con más valor del mundo y los burócratas neerlandeses. Apple ha propuesto una solución, pero el regulador califica la actitud de Apple como “lamentable” y ha emitido multas semanales que suman un complete de 25 millones de euros (alrededor de 28 millones de dólares). Apple afirma que la seguridad y la conveniencia de los propietarios de los iPhones se verían comprometidas si permitiera eso, pero también indica que la compañía está cumpliendo con sus obligaciones legales.

En normal, yo no le prestaría atención a una controversia regulatoria relativamente menor, pero la compañía está luchando como si fuera un gran problema. La respuesta de Apple también revela mucho sobre cómo las superpotencias tecnológicas reaccionan a los esfuerzos de los gobiernos para alterar el papel que desempeñan las tecnologías.

Más autoridades en todas partes del mundo —tanto en países democráticos como autoritarios— quieren cambiar lo que las compañías tecnológicas están haciendo. Los gigantes tecnológicos tienden a decir que cumplen con las leyes del lugar en el que operan. Sin embargo, también rechazan las decisiones de los gobiernos y cambian o moldean leyes y regulaciones. Además, no siempre es fácil distinguir la diferencia entre un acto de desafío justo y la impunidad corporativa.

Por ejemplo, los defensores de la democracia han criticado a Fb, Twitter, Apple y Google por no hacer mayores esfuerzos contra los intentos gubernamentales que buscan censurar el discurso político en países como Vietnam, India y Rusia. Tras los tiroteos masivos en San Bernardino, California, en 2015 y en Pensacola, Florida, en 2020, los evangelistas del web elogiaron a Apple por negarse a ayudar al FBI a ingresar a los iPhones de los asesinos.

Los Países Bajos se convirtieron inesperadamente en un campo de batalla tecnológico de alto riesgo en 2019, cuando la Autoridad para Consumidores y Mercados (ACM) comenzó a investigar si la tienda de aplicaciones de Apple violaba las leyes del país contra el abuso de poder.

El problema en normal es el mismo que Apple enfrenta en todos lados desde Fargo, Dakota del Norte, hasta Seúl, Corea del Sur, y muchas otras capitales y tribunales del mundo. Algunas autoridades y desarrolladores afirman que Apple controla injustamente nuestros teléfonos inteligentes y la economía digital al requerir que las aplicaciones del iPhone sean descargadas a través de su tienda de aplicaciones. En ella, la compañía fija las reglas sobre qué contenido es inapropiado y recibe una comisión de hasta el 30 por ciento en algunas compras.

Algunos desarrolladores de aplicaciones, entre ellos Match Group, la compañía estadounidense propietaria de Tinder, Match.com y otros servicios de citas, aprovecharon la investigación neerlandesa para ventilar sus quejas sobre Apple. Match quería más opciones que la tienda de Apple para dirigir a las personas a pagar por sus servicios de citas.

En agosto, la ACM emitió una orden que prohibía a Apple exigir a las aplicaciones de citas usar solo el sistema de pagos de la compañía, lo que permite a Apple cobrar una comisión. Quizá no parezca muy importante, pero los Países Bajos podrían ser uno de los primeros lugares en reducir el management de Apple sobre la economía de las aplicaciones.

En respuesta, el mes pasado, Apple propuso un conjunto de condiciones que algunos desarrolladores de aplicaciones consideraron un desacato hostil al organismo regulador neerlandés. En esencia, Apple dio a conocer que las aplicaciones de citas en ese país podían usar cualquier sistema de pago que quisieran, pero que Apple cobraría una comisión de 27 centavos por cada dólar de las compras que la gente hiciera a través de la aplicación y exigiría a las compañías de servicios de citas que entregaran información y se sometieran a auditorías.

Imagina que Walmart dijera que los compradores pueden pagar con cualquier método que deseen, pero que podría costarles más si usan una tarjeta de crédito que no pertenece a Walmart y tuvieran que darle a Walmart el estado de cuenta mensual de su tarjeta.

Las personas que siguen de cerca las acciones de Apple han opinado que es possible que su estrategia en los Países Bajos sea una guía de cómo manejar otros casos en los que jueces o reguladores intenten obligar a la compañía a hacer cosas que esta no desea hacer con su tienda de aplicaciones.

Margrethe Vestager, la jefa antimonopolio de la Unión Europea, abordó el comportamiento de Apple en un discurso el martes. “Algunos en posición de poder pueden tener la tentación de hacer tiempo o tratar de eludir las normas”, dijo. “La conducta de Apple en los Países Bajos estos días puede ser un ejemplo”.

El regulador asegura que las nuevas condiciones de Apple no cumplen con la orden de la ACM. “Las llamadas ‘soluciones’ de Apple continúan creando demasiadas barreras para los proveedores de aplicaciones de citas que quieren usar sus propios sistemas de pago”, expresó un portavoz de ACM en un comunicado el lunes.

Lo más possible es que un tribunal en los Países Bajos tenga que resolver la disputa con Apple. Todas las regulaciones son lentas y complicadas, pero este enfrentamiento demuestra que los conflictos que implican a las compañías tecnológicas con mucho capital podrían hacerlas aún más tardadas y complejas. La pregunta ahora es si Apple combatirá los intentos actuales y futuros de cambiar su tienda de aplicaciones con la misma fuerza con que lo ha hecho en los Países Bajos… y si nos irá mejor o peor si lo hace.

Shira Ovide escribe el boletín On Tech, una guía sobre el modo en el que la tecnología está reformulando nuestras vidas y el mundo. @ShiraOvide




RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments